Últimamente se vienen repitiendo ataques de diversa índole a edificios aparentemente seguros, que terminan con estructuras dañadas o parte de los edificios en el suelo. Normalmente, son edificios relacionados con el Gobierno de algún país occidental, países frontera o países en conflicto:

– 02 de febrero de 2013: Dos personas murieron -un kamikaze y un agente de seguridad turco- y varias más resultaron heridas el viernes en un atentado suicida delante de la embajada de Estados Unidos en Ankara; informaron las autoridades turcas, que sospechan que el autor del ataque era miembro de una organización de ultraizquierda.

No haremos alusión a la caída de las Torres Gemelas de Nueva York pues ese tipo de incidentes, es inevitable; y si un 747 impacta con un edificio, el resultado será la destrucción por colapso de la estructura del edificio.

Hablemos de proteger depósitos de combustible, de armas, lugares valiosos cuya deflagración puede provocar decenas de muertos o daños irreparables.  O instalaciones del Gobierno que requieren especial protección: Si un atentado espera el mayor caos posible, lo posible es que atenten contra las fuerzas de coordinación de desastres: 112, Bomberos, etc.

Si alguien pensara un poco, se daría cuenta que el 112 en Murcia está en el centro, entre tres gasolineras a menos de 50m de esas instalaciones. Está claro que la ubicación no ha sido la mejor y en caso de un ataque coordinado al servicio; la coordinación sería imposible y debería desviarse a otros centros. Los casos similares se multiplican por todas las Comunidades Autónomas. Un auténtico disparate.

La protección de edificios ya construidos o con pocas posibilidades de reforma, son escasas; por lo que ya hecho el edificio, lo que podremos hacer, es lo siguiente:

1.- Blindajes. Normalmente blindar un edificio es algo que debe realizarse durante a fase de diseño, ya que los materiales y el tamaño del cerramiento, obliga a conocer el peso que debe soportar la estructura y la máxima flecha que soportará la misma en caso de deflagración. Si el edificio ya está construído, podremos utilizar materiales que nos generen un firewall o una barrera. Existen materiales derivados de maderas, convenientemente mineralizadas que producen un efecto de protección superior al hormigón y que en caso de deflagración o de impacto de un proyectil, amortiguan el impacto de forma que en el interior no se producen proyecciones de materiales que pueden incluso matar a los inquilinos del edificio. Esto es muy útil para proteger almacenes pirotécnicos, depósitos de armas, DataCenters, Almacenes de Combustibles, Plantas Químicas, Centrales Eléctricas, etc.

2.- Estructuras sismo-resistentes. Si el edificio ya está construido, aumentar la sismo resistencia es una operación que puede exceder el coste de volver a construir el edificio, pero siempre se puede reforzar las estructuras para aumentar su resistencia.

3.- Replicar la instalación y realizar un “cluster”; para poder replicar los servicios en otro lugar como si encendieras una luz

Esta opción duplica el coste por más de dos, pero garantiza que siempre es posible dar el servicio (Está garantizada la Continuidad de Negocio).

4.- Sabotaje Electromagnético o Microondas

Los microondas sirven para comunicarse mediante ondas electromagnéticas. En alta concentración y con un uso inadecuado, podría producir la destrucción de cualquier circuito eléctrico. La protección contra éste tipo de armas, son materiales específicos. Hoy solo se reservan a usos militares pero ya es factible adquirirlos y usarlos.

5.- Materiales que eviten la propagación del fuego, Sistemas de Extinción automática

Los sistemas de extinción automática por rociadores son una solución válida en caso de incendio. Para que la instalación esté acorde a las necesidades de la compañía y no sea un elemento decorativo, es necesario que la instalación se haya calculado correctamente para extinguir el fuego en todo el área donde es posible que pueda aparecer un incendio y que permita o ayude a la evacuación del personal (sirenas, alertas, alarmas). Diversos materiales además ayudan a evitar la propagación sobre todo en los sistemas de cableado con barreras intumescentes o uso de materiales que retardan la propagación o simplemente, extinguen el fuego de los sistemas de cableado.

En consecuencia, una explosión como la del puerto de Tianjin no deja nada en pie. Para todo lo demás, podemos poner mejores protecciones que defiendan nuestros negocios o nuestras infraestructuras. Desde HealthPoint podemos ayudar a diseñar o a instalar las mejores soluciones.